top of page
pleca-concierto.png

Próximo Programa

SEGUNDA TEMPORADA 2024. OFUNAM
Programa Extraordinario. Foco Austria. Mozart
2024.02.10.a.png
Generico_OFUNAM.png

Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

     Adagio y fuga en do menor, K 546

Wolfgang Amadeus Mozart

     Misa en do menor K 427/K417a, Gran misa

     Reconstrucción de Robbins Landon

         

 

Sylvain Gasançon, director titular

Solistas Ensamble de Bellas Artes

Christian Gohmer, director

29 de junio, 2024.      20:00 horas

30 de junio, 2024.      12:00 horas

Sala Nezahualcóyotl. CCU

$300.00          $200.00          $160.00

Descargar programa

  • Facebook
  • X
  • YouTube
  • Instagram
  • TikTok
Ple_Director.png

SEGUNDA TEMPORADA, Programa 10. Foco Austria.

Programa extraordinario. Foco Austria

Wolfgang Amadeus Mozart.

Invitación al Programa Final de la Segunda Temporada de la OFUNAM.

Estimados melómanos,

Nos complace enormemente invitarte al programa final de la segunda temporada de la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM), un evento extraordinario que celebrará el inigualable legado musical de Wolfgang Amadeus Mozart.

En esta ocasión especial, bajo la magistral dirección del Maestro Sylvain Gasançon, titular de nuestra querida agrupación universitaria, les presentaremos dos obras maestras del genio de Salzburgo:

Adagio y Fuga en do menor, K. 546: Una pieza que destaca por su intensidad y complejidad contrapuntística, donde la oscuridad del adagio se entrelaza con la energía dramática de la fuga.

Gran Misa en do menor, K. 427/K. 417ª: En la reconocida reconstrucción de H.C. Robbins Landon, esta misa inacabada cobra vida, resaltando la profunda espiritualidad y el lirismo de Mozart. La obra contará con la participación especial de los Solistas Ensamble de Bellas Artes, cuyos talentos vocales elevarán esta sublime composición.

Este evento tendrá lugar en el imponente escenario de la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, ofreciendo una experiencia sonora única que no querrán perderse. Les invitamos a acompañarnos y dejarse envolver por la magnificencia de Mozart en una velada que promete ser inolvidable.

¡No te pierdas esta oportunidad de disfrutar de un concierto de música clásica de primer nivel!

¡Nos vemos en el concierto!

WOLFGANG AMADEUS MOZART (1756-1791).

Wolfgang Amadeus Mozart es universalmente aclamado por su extraordinaria habilidad musical, la cual abarcó una vasta gama de géneros y formas. Sus composiciones se distinguen por su claridad, equilibrio y sofisticación, y demuestran un dominio tanto de la música instrumental como de la vocal. Mozart creó obras maestras en cada una de estas áreas, con sinfonías, conciertos, óperas y música de cámara caracterizadas por melodías elegantes, armonías ingeniosas y una brillantez técnica. Empleó una amplia gama de técnicas contrapuntísticas y desarrolló temas musicales con una fluidez incomparable. Obras como la Sinfonía núm. 40 en sol menor y el Requiem evidencian su capacidad para expresar una amplia gama de emociones, desde la alegría hasta la tragedia.

En el ámbito social, Mozart vivió en una época de significativos cambios en la estructura social y cultural de Europa. A pesar de su talento excepcional, enfrentó numerosas dificultades económicas y sociales a lo largo de su vida. Proveniente de una familia de músicos, inició su carrera a una edad muy temprana, realizando giras por Europa como niño prodigio. Su trabajo en la corte de Salzburgo y luego en Viena reflejó las dinámicas de patronazgo y el creciente interés en el talento individual y la independencia artística. La música de Mozart, accesible y profunda, resonó tanto entre la aristocracia como en la creciente clase media urbana.

Mozart es una figura central en la transición entre el estilo galante y el clasicismo vienés. Su influencia es crucial en el desarrollo de la música occidental. Durante su breve vida, Mozart compuso más de 600 obras, abarcando todos los géneros musicales importantes de su tiempo. Su habilidad para fusionar forma y emoción con una técnica impecable sentó las bases para generaciones posteriores de compositores. La dedicación a su arte y su prolífica producción musical durante sus 35 años de vida han dejado un legado perdurable, estudiado y celebrado hasta hoy.

Mozart dejó un repertorio vasto y variado que incluye:

Óperas: "Las bodas de Fígaro," "Don Giovanni," y "La flauta mágica," obras maestras que combinan drama, comedia y música sublime.

Sinfonías: La Sinfonía No. 40 y la Sinfonía No. 41 "Júpiter," que ejemplifican su habilidad sinfónica.

Conciertos para piano: Entre ellos, el Concierto para piano No. 21 y el Concierto para piano No. 23, conocidos por su virtuosismo y belleza lírica.

Música de cámara: Incluye los Cuartetos de cuerdas dedicados a Haydn y el Quinteto para clarinete, que demuestran su maestría en la música de cámara.

Música sacra: El Requiem y la Misa en do menor son ejemplos profundos de su música religiosa.

Wolfgang Amadeus Mozart no solo es una figura central en la música clásica, sino también un símbolo de genialidad y creatividad inigualables. Su legado continúa inspirando a músicos y oyentes en todo el mundo, destacándose por su capacidad para conectar profundamente con el espíritu humano a través de la música.

WOLFGANG AMADEUS MOZART (1756-1791). Adagio y fuga en do menor, K 546. Duración aproximada: 10 minutos.

El Adagio y Fuga en Do menor, K. 546, de Wolfgang Amadeus Mozart, representa una pieza notable en su repertorio, distinguida por su refinamiento técnico y expresión emocional dentro de los cánones formales clásicos. Mozart tuvo contacto con la música de Johann Sebastian Bach gracias al Barón Gottfried van Swieten durante sus primeros días en Viena, como lo comenta en una carta escrita a su hermana: “El barón van Suiten, al que visito todos los domingos, me dio todas las obras de Handel y Sebastian Bach para que me las llevara a casa después de que se las tocara. Cuando Constanze oyó las fugas se enamoró de ellas. Ahora no escuchará más que fugas... Después de oírme tocar las fugas a menudo, me preguntó si alguna vez había escrito alguna, y cuando le dije que no, me regañó por no haber escrito nada en la más artística y bella de las formas musicales...". Curiosamente el musicólogo y crítico musical Alfred Einstein señaló que gracias al estudió que hizo Mozart de la obra de Bach se vio reflejada, sobre todo, en el Requiem y en la Sinfonía Júpiter.

Compuesta en diciembre de 1788, a partir de la Fuga en do menor que escribiera en diciembre de 1978, durante los últimos años de la vida de Mozart, la obra refleja su madurez compositiva y su dominio del contrapunto, siendo una de las pocas de su género que compuso.

José Miguel Vinuesa Navarro comenta: “¿Por qué esta obra? Sin motivo aparente, Mozart decide recuperar una fuga de varios años atrás, en la que desplegó toda la maestría en el contrapunto que había ido adquiriendo con el estudio de Händel y Bach. Sin embargo, sí que hay un motivo para escribir esta obra: dinero. Y es que el editor –y también compositor- Franz Anton Hoffmeister publicó la obra este mismo año de 1788”.

El año 1788 se reveló significativo en la trayectoria de Mozart. A pesar de periodos previos de éxito y estabilidad, particularmente durante su etapa en Salzburgo, su vida en Viena desde 1781 estuvo caracterizada por desafíos personales y financieros. En ese tiempo, Mozart aspiraba a establecerse como compositor independiente, desligándose de la dependencia de la corte aristocrática.

En cuanto al contexto social y cultural vienés de la época, la ciudad constituía un centro vibrante de música y cultura. La música de cámara y las composiciones para agrupaciones reducidas disfrutaban de un público apreciativo entre la aristocracia y la emergente clase burguesa. Los salones de los mecenas y los conciertos privados constituían lugares comunes para el estreno de nuevas obras, proporcionando a compositores como Mozart oportunidades para presentar sus creaciones más recientes.

El Adagio y Fuga en Do menor, K. 546, consta de dos movimientos contrastantes pero complementarios:

Adagio: Inicia con una melodía cantabile en las cuerdas, típicamente mozartiana en su elegancia y simplicidad que nos recuerda a una obertura francesa con un pasaje lírico. A medida que avanza, desarrolla una rica textura contrapuntística, aunque en un estilo más expansivo en comparación con la fuga subsiguiente.

Fuga: El segundo movimiento exhibe una fuga enérgica y vigorosa, basada en el contrapunto, donde diversas líneas melódicas se entrelazan y responden entre sí de manera elaborada. Mozart demuestra aquí su habilidad técnica al manejar las reglas del contrapunto, creando una obra dinámica y llena de tensión emocional.

Ambos movimientos evidencian la habilidad de Mozart para combinar la estructura formal clásica con una profunda expresión emocional, característica distintiva de su estilo maduro.

El estreno específico del Adagio y Fuga en Do menor, K. 546, no está completamente documentado. Se sabe que fue concebido para cuerdas y probablemente interpretado por músicos pertenecientes a la orquesta del conde von Walsegg, un notable mecenas de Mozart.

Aunque esta obra no alcanza la misma notoriedad que las grandes sinfonías, óperas o conciertos de Mozart, ha sido objeto de admiración por su elegancia y complejidad. Es apreciada tanto por su valor musical intrínseco como por su capacidad para revelar la experimentación de Mozart con formas y técnicas composicionales.

El Adagio y Fuga en Do menor, K. 546, de Mozart, encapsula la maestría del compositor en el contrapunto y la expresión emocional dentro de un marco formal clásico. Compuesta en 1788 durante un período de desafíos personales y creativos para Mozart, esta obra destaca por su belleza melódica y sofisticación técnica. Aunque el estreno específico no está claramente registrado, su legado perdura como testimonio del genio de Mozart y su capacidad para innovar dentro del ámbito de la música de cámara.

Esta será la primera ocasión que la OFUNAM interprete el Adagio y fuga en do menor.

WOLFGANG AMADEUS MOZART (1756-1791). Misa en do menor K 427/K417a, Gran misa Reconstrucción de Robbins Landon. Duración aproximada: 56 minutos.

La Misa en do menor, K. 427 (K. 417a), también conocida como la Gran Misa en do menor, constituye una obra monumental de Wolfgang Amadeus Mozart, compuesta entre 1782 y 1783. Esta composición se distingue por su majestuosidad y complejidad, integrando elementos de la música sacra barroca y clásica. La obra resalta por su riqueza armónica, sofisticado contrapunto y el empleo de una orquesta completa que incluye trompetas, timbales, oboes, fagotes, cuerdas y continuo, junto con un coro y solistas vocales.

A pesar de su estado incompleto, la Misa en do menor es célebre por varias de sus secciones terminadas, que son ejemplos destacados de la maestría de Mozart:

Kyrie: Inicia con una solemne súplica coral que se desenvuelve en una polifonía rica y compleja.

Gloria: Compuesto por diversas secciones que van desde expresiones jubilosas hasta momentos de serena devoción.

Credo: Destaca por su complejidad contrapuntística y su dramática representación de la crucifixión.

Sanctus: Movimiento solemne y majestuoso.

Benedictus: Resalta por su lirismo y elegancia.

La Misa en do menor se sitúa en un período de cambio personal y profesional para Mozart. Compuesta durante su estancia en Viena, tras su matrimonio con Constanze Weber, la obra refleja tanto su devoción religiosa como su afecto por su esposa, a quien se cree que dedicó esta misa. En una época donde el patronazgo y la religión eran pilares fundamentales de la vida social y cultural, la creación de una misa de esta magnitud subraya la intención de Mozart de establecerse como un compositor serio y devoto.

El contexto social de la obra está además marcado por la transición de Mozart de Salzburgo a Viena, en busca de mayor independencia y reconocimiento. La Misa en do menor testimonia su ambición y su deseo de innovar dentro de las tradiciones establecidas de la música sacra.

Históricamente, la Misa en do menor ocupa un lugar significativo en el repertorio de la música sacra del clasicismo. Aunque incompleta, ha sido objeto de estudio y admiración por su ambición y profundidad compositiva. Esta obra se considera un puente entre las técnicas del contrapunto barroco, influenciado por compositores como Johann Sebastian Bach, y la claridad formal del clasicismo vienés.

La obra también resalta el interés de Mozart por la música de la liturgia católica, a pesar de sus conocidas dificultades con el arzobispo Colloredo de Salzburgo, que finalmente llevaron a su ruptura con la corte arzobispal. La Misa en do menor, con su espléndida orquestación y profundo contenido espiritual, evidencia la habilidad de Mozart para fusionar elementos estilísticos de diferentes épocas y crear una obra de poderosa expresión religiosa.

Principales Movimientos

La Misa en do menor está estructurada en varios movimientos, cada uno con características distintivas:

Kyrie: Comienza con un "Kyrie eleison" coral en una solemne y majestuosa llamada, seguido por un "Christe eleison" más lírico y personal, interpretado por los solistas.

Gloria: Movimiento vibrante y variado, empezando con un "Gloria in excelsis Deo" alegre y dinámico, pasando por la tranquila "Gratias agimus tibi," y culminando en un "Qui tollis peccata mundi" lleno de pathos y contraste dramático.

Credo: Incluye el famoso "Et incarnatus est," una sección para soprano considerada una de las más bellas y técnicamente exigentes partes para solista en toda la música sacra de Mozart.

Sanctus y Benedictus: Estas secciones mantienen la solemnidad y majestuosidad del conjunto, destacándose el "Benedictus" por su serenidad y belleza melódica.

La Misa en do menor tuvo su estreno parcial el 23 de enero de 1783 en la Iglesia de San Pedro en Salzburgo. Debido a su estado incompleto, no se interpretó en su totalidad. La obra fue dirigida por el propio Mozart, con la participación de la orquesta y coro locales. Constanze Mozart, esposa del compositor, interpretó la parte solista de soprano, añadiendo un toque personal y emotivo al evento.

Ya se mencionó en párrafos anteriores que Mozart no concluyó con esta obra, lo que ha motivado a diversos musicólogos y compositores a realizar intentos de finalización, destacándose entre ellos la reconstrucción de H.C. Robbins Landon, un renombrado musicólogo especializado en Haydn y Mozart. A continuación, se detallan los aspectos metodológicos y musicales de su reconstrucción, así como su impacto en la interpretación de esta obra.

Recordemos que la composición de la Misa en do menor tuvo lugar durante un periodo crucial en la vida de Mozart, poco después de su matrimonio con Constanze Weber y su traslado a Viena. La obra refleja su profunda devoción religiosa y su amor por su esposa, quien interpretó el papel de soprano en el estreno parcial de la misa. Aunque dejó partes completas, muchas secciones permanecen inconclusas, lo que ha generado un considerable interés entre los musicólogos.

Metodología y Enfoque de H.C. Robbins Landon

H.C. Robbins Landon, eminente musicólogo, se abocó a la tarea de reconstruir la Misa en do menor con el objetivo de permanecer lo más fiel posible al estilo y las intenciones originales de Mozart. Landon, con un profundo conocimiento del estilo de Mozart y del contexto histórico de su obra, utilizó diversos enfoques para completar la misa:

Análisis del Material Existente: Landon llevó a cabo un análisis minucioso de las partes completas y fragmentarias dejadas por Mozart, estudiando los manuscritos originales y cualquier esbozo que pudiera ofrecer pistas sobre las intenciones del compositor para las secciones incompletas.

Comparación con Obras Contemporáneas: Para llenar los vacíos, Landon comparó la misa con otras obras sacras de Mozart y de compositores contemporáneos, garantizando así que las adiciones fueran coherentes con el estilo compositivo de la época.

Uso de Motivos Temáticos: En las partes donde faltaba material significativo, Landon recurrió a motivos temáticos recurrentes en otras obras de Mozart, incorporándolos de manera coherente para mantener la integridad estilística de la misa.

Orquestación y Armonización: Para las secciones donde faltaba la orquestación completa, Landon empleó técnicas de armonización y orquestación que Mozart utilizó en otras composiciones, asegurando que la textura orquestal fuera consistente con el resto de la obra.

Detalles de la Reconstrucción.

La reconstrucción de Landon abarca varias secciones clave de la misa:

Credo: Una de las áreas más incompletas. Landon utilizó material temático y armónico de otras obras sacras de Mozart para completar esta sección, asegurando una transición suave entre las partes originales y las reconstruidas.

Sanctus y Benedictus: Landon añadió elementos faltantes en estas secciones, empleando un enfoque que respetara la solemnidad y majestuosidad del original.

Orquestación: En diversas partes de la misa, Landon completó la orquestación siguiendo los modelos de otros trabajos orquestales de Mozart, garantizando la coherencia de colores y texturas orquestales.

Impacto y Recepción

La reconstrucción de Landon ha tenido un impacto significativo en la interpretación y comprensión de la Misa en do menor. Su trabajo ha sido ampliamente aceptado por la comunidad musical, permitiendo que la obra se interprete de manera más completa y ofreciendo al público una experiencia más cercana a lo que Mozart pudo haber concebido.

Interpretaciones Notables.

Las interpretaciones de la reconstrucción de Landon han sido llevadas a cabo por varias orquestas y directores de renombre, lo que ha contribuido a su aceptación y reconocimiento. Estas interpretaciones han permitido a los oyentes apreciar la obra en una forma más coherente y completa.

La reconstrucción de la Misa en do menor por H.C. Robbins Landon representa un logro significativo en el campo de la musicología. Su enfoque meticuloso y respetuoso hacia el estilo de Mozart ha proporcionado una versión de la obra que honra las intenciones del compositor, llenando los huecos dejados por su prematura muerte. Este trabajo no solo enriquece el legado de Mozart, sino que también ofrece a intérpretes y audiencias la oportunidad de experimentar una de las misas más grandiosas del repertorio sacro en una forma más completa y satisfactoria.

La OFUNAM interpretó esta pieza por única ocasión el 25 y 26 de junio de 2011 en la Sala Nezahualcóyotl bajo la dirección de Yoav Talmi, con Hila Baggio, Alejandra García, Leonardo Villeda, Ricardo López, como solistas y el Coro de Cámara de la escuela Nacional de Música.

Notas: Roberto Smith

2023.02.10 (1).png

Sylvain Gasançon, director titular.

Designado director titular de la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM) en enero de 2023, Sylvain Gasançon nació en Metz, Francia; estudió violín en su país natal y ofreció sus primeros conciertos a una edad muy temprana. Posteriormente se graduó del Conservatorio Real de Bruselas con Endre Kleve. Estudió dirección orquestal con Jean-Sébastien Béreau, Gerhard Markson, Gianluigi Gelmetti, Pinchas Zukerman y Jorma Panula en Salzburgo, Siena, Ottawa, Lausanne y San Petersburgo. Se tituló del Conservatorio Nacional Superior de Música de París y obtuvo un título de maestría en musicología de la Universidad de París. Fue ganador del Premio Internacional Eduardo Mata de Dirección de Orquesta en México (2005, con la OFUNAM) y el Segundo Premio del Concurso Internacional Jorma Panula en Finlandia (2006). Ha dirigido orquestas en países de América, Europa y Asia, como la Orquesta Sinfónica Portuguesa, la Filarmónica de Magdeburgo, la Sinfonia Rotterdam, la Filarmónica de Hong Kong, la Filarmónica de Buenos Aires, la Orquesta del Estado de São Paulo y las orquestas sinfónicas nacionales de México, Argentina, Colombia y Chile.

6P7A3411.JPG

.

PLAYLIST

VIDEO

bottom of page